"todo cuanto hace y es el hombre está relacionado con la experiencia del espacio" (Edward T. Hall. La dimensión oculta)

13 de enero de 2012

En la historia de vida de todo ser humano, la materialidad del mundo, con toda su carga sensorial y afectiva, se plasma en un primer momento, en el espacio de la intersensorialidad madre-bebé, en donde lo que Didier Anzieu denomina yo-piel asegura esta función y prepara para la simbolización. El espacio no es una dimensión neutra –dice Anzieu-, posee propiedades psíquicas porque es creado por nuestro psiquismo. En el espacio, uno reencuentra lo que ha puesto ahí. Afirma que la dimensión espacial que caracteriza a los significantes formales se da al margen del lenguaje, y dan sentido a diversos estímulos sensoriales, contactos corporales con el otro, posición espacial, modo de sostener.

(Hilda Islas. Esquizoanálisis de la creación coreográfica)

2 comentarios:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Cuando crees que careces de espacio te puede entrar el síndrome de Cotard.

Alfredo Zatorre dijo...

Gracias por tus comentarios Blanca.
Me recuerda lo que dices a como la capacidad para vivir un lugar se ve alterada cuando la luz es sólo cenital, porque puede recordar a una fosa.